232.000 EUROS POR UTILIZAR MATERIAL DEFECTUOSO EN UNA OPERACIÓN

Puntúa nuestro post

Un hombre fue operado con material defectuoso, lo que le causó graves quemaduras. Estas acabaron desembocando en la necesidad de extraerle la vejiga. La cuantía de la indemnización asciende a unos 232.000€

El juzgado de primera instancia número 17 de Madrid ha condenado a la aseguradora Zurich al pago de una indemnización, además de los intereses y las costas de primera y segunda instancia. La Audiencia provincial, por su parte, ha desestimado la pretensión de la aseguradora de que se le eximiese del pago de dichas costas.

Hechos ocurridos: El material defectuoso 

El 17 de marzo de 2013 la víctima se estaba sometiendo a una resección transuretral. Esta es una operación indicada para extirpar un tumor en la vejiga.

Durante el transcurso de la operación se utilizó un resector marca Olympus que estaba defectuoso. Con su uso, provocaron unas fuertes quemaduras en el trayecto urinario y en la vejiga.  Lo que le causó diversas secuelas de consideración.

Finalmente tuvo que serle extirpada la vejiga, teniendo ahora una derivación urinaria, con su consecuente pérdida de calidad de vida.

Sentencia

Primera sentencia:

El juez confirma las alegaciones realizadas por Don Rafael Martín Bueno. Condena a la aseguradora ya que califica el hecho de “previsible y evitable”.

La responsabilidad, explica, es clara. Ya que la quemadura se produjo en el quirófano durante el momento de la operación. Habiendo, además, utilizado un material defectuoso cuando hay departamentos específicos que se encargan de controlar el buen estado del instrumental. Este material no debía, no sólo ser usado, sino estar en disposición de ser usado.

Además, queda patente que la cistectomía (extracción de la vejiga) no habría tenido lugar en ningún caso de no ser por la quemadura, y con ella todas las secuelas derivadas.

Por todo ello el juzgador condenó a Zurich a pagar una indemnización de 121.592€ a lo que se aplicaron los intereses en virtud del artículo 20 LCS, así como las costas del juicio. Esta cuantía ascendía a 221.050,43 €.

Segunda sentencia:

Zurich interpuso un recurso de apelación contra la sentencia anterior, ya que solicitaba no pagar las costas, como había sentenciado el juez anterior.

El juzgado  desestimó el recurso, por lo que a las costas anteriores se suman las de este nuevo proceso. Dando un total de: 231.757,78€