Pérdida de oportunidad por retrasar una histerectomía tras una cesárea

Servicio Gallego de Salud condenado a 30.000 euros por el fallecimiento de una mujer tras una hemorragia postparto

 

 

Pérdida de oportunidad

 

 

¿Qué es la pérdida de oportunidad?

 

La teoría de la probabilidad cualificada se traduce en la reparación total del daño. Es decir, cuando la prueba del nexo causal alcanza un determinado nivel de probabilidad, o en la negación total del resarcimiento cuando la prueba del nexo causal no llega a tal umbral de certidumbre (tesis del todo o nada).

Sin embargo, cuando las probabilidades de causalidad no superen el umbral de certidumbre. 50% en el Common Law o el 80% en la cultura jurídica de la Europa continental. En estos caso, cabe planear una hipótesis de pérdida de oportunidad. Y, consecuentemente, minorar y modular la suma indemnizatoria (ya que en esos casos habrá de entenderse que el hecho ilícito no fue condicio sine qua non de la no obtención de la ventaja apetecida), por cuanto si alcanzan o superan tales barreras habrá que afirmarse la causalidad.

La teoría de la pérdida de oportunidad, ubicada en el ámbito de la causalidad material o física, constituye un remedio ante la incertidumbre causal. Es un régimen especial de imputación probabilística que permite la reparación parcial de un daño eventual en aquellos supuestos en que las probabilidades de causalidad, sin ser despreciables o ilusorias ni muy altas o cualificadas, son insuficientes a los efectos de tener por cierto el dato causal.

Esta doctrinal, de origen jurisprudencial, goza de gran predicamento, en la actualidad, especialmente en la responsabilidad civil de médicos, abogados y procuradores.

 

 

Caso de negligencia médica

 

La reclamación presentada por el abogado Rafael Martín Bueno demandaba a la Administración por lo que consideraba una mala praxis. Retraso en el abordaje quirúrgico de la hemorragia incoercible de una gestante que llevó al fallecimiento de la misma.

La paciente dió a luz a un bebé por cesárea. Después de haber intentado un parto vaginal y habiendo dado a luz por cesárea antes. Durante el postparto, la gestante acusa un sangrado que, en principio fue normal para estos casos, pero que al cabo de un tiempo fue masivo. Existió una falta de control de 45 minutos en los que la mujer comenzó con una importante pérdida de sangre. Tras trasladar a la paciente a quirófano, donde comenzaron a realizar las actuaciones para parar la hemorragia, la histerectomía prevista por protocolo en estos casos no se realizó hasta 2 horas ya media más tarde. Motivo por el cual no se consiguió para la hemorragia llevando al trágico fallecimiento de la paciente.

 

 

¿Por qué el Juzgado considera indemnización por pérdida de oportunidad?

 

El juez no admite la mala práxis en la realización de la histerectomía. Considera que siguieron los protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. La SEGO recomienda la adopción de medidas escalonadas, sirviendo la histerectomía para cuando hayan fracasado los otros tratamientos. Pues la histerectomía  tiene mayores riesgos y complicaciones al tratarse de una técnica restrictiva.

A pesar de ello, se indemniza a los familiares de la fallecida siguiendo la teoría de la pérdida de oportunidad. La sentencia considera que las posibilidades de haberse realizado la histerectomía, sin retraso injustificado, hubiera podido producir otro resultado. Es decir, la posibilidad de que las circunstancias concurrentes hubieran acaecido de otra manera, si bien no cabe afirmarlo con certeza.

 

Fuente: Diario Médico