LA MAYOR INDEMNIZACIÓN POR NEGLIGENCIA MÉDICA EN ESPAÑA: 3.306.000 €

 

3.306.000 € POR NEGLIGENCIA MÉDICA EN PARTO

 

SANITAS tendrá que indemnizar a una familia con la cantidad de 3.306.000 euros por una negligencia médica. La mayor indemnización de este tipo impuesta hasta la fecha en España.

El Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Madrid ha estimado el recurso interpuesto por Don Rafael Martín Bueno, por las secuelas que presenta un niño tras la deficiente asistencia recibida en el momento del parto.

Durante la asistencia en urgencias, la madre presentó signos y síntomas de desprendimiento de placenta que no fueron valorados correctamente. Además, se produjo un retraso en la extracción del feto que provocó una falta de oxígeno (hipoxia).

Esta hipoxia, mantenida en el tiempo, dejó secuelas irreversibles que obligan al menor a estar postrado en una silla de ruedas y depender de sus padres toda su vida.

La determinación de la responsabilidad de Sanitas, como aseguradora de salud, ya fue declarada en sentencia de 22 de diciembre de 2014 por el Juzgado de Primera Instancia Nº70 de Madrid y confirmada en sentencia de 11 de abril de 2017 por la Audiencia Provincial de Madrid.

 

 

DESPRENDIMIENTO DE PLACENTA E HIPOXIA FETAL INTRAÚTERO

 

En este caso, la madre acudió a urgencias por dolor abdominal y sangrado. Tras objetivarse en la ecografía un hematoma en la placenta, solicitaron una analítica para comprobar si existía o no sangrado materno. Los facultativos tardaron 6 horas en valorar los resultados de dicha analítica, donde se confirmaba la pérdida de sangre, indicativo de un desprendimiento de placenta.

La placenta se forma en el útero durante el embarazo, donde se une a la pared de éste y le provee al bebé de nutrientes y oxígeno. El desprendimiento de placenta se produce cuando se separa, de forma parcial o completa, de la pared interna del útero antes del parto. Esto puede reducir o bloquear el suministro de oxígeno y nutrientes al bebé y provocar un sangrado intenso en la madre, por lo que es necesario realizar una cesárea urgente.

Sin embargo, la extracción del niño se retrasó otros 50 minutos más, en contra de lo dispuesto en el protocolo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia que establece un plazo máximo de 30 minutos, provocando una hipoxia con graves secuelas en el feto.

 

 

GRAVES SECUELAS IRREVERSIBLES EN UN RECIÉN NACIDO

 

Las secuelas que presenta el niño a raíz del desprendimiento de placenta y el retraso en la extracción fetal son:

  • Tetraparesia distónica grave. La hipoxia mantenida causó necrosis de las neuronas cerebrales que se tradujo en una parálisis cerebral con tetraparesia distónica. Lesión típica de la hipoxia isquemia intraparto.
  • Retraso madurativo. Secundario también a la destrucción cerebral. Reduce el número de neuronas y altera el funcionamiento de las vías nerviosas implicadas en el aprendizaje y habilidad social.
  • Pérdida de agudeza visual binocular grave. La ceguera que sufre actualmente el menor es de exclusiva causa hipóxica por necrosis de las fibras ópticas intracerebrales.
  • Crisis convulsivas. Crisis con pérdida de conciencia y movimientos tónicoclónicos generalizados. Secundarias a la destrucción cerebral producida por la hipoxia.

 

Además, el menor cuenta con distintas complicaciones asociadas que hacen su vida y, junto con ella la de su padres y hermanos, aún peor:

  • Hidrocefalia (ha precisado cinco intervenciones y necesita una válvula y tres catéteres que drenen el líquido cefalorraquídeo).
  • Estreñimiento pertinaz que requiere tratamiento.
  • Doble incontinencia.
  • Infecciones de repetición de las vías respiratorias.
  • Necesidad de cambios posturales durante el día y la noche (hasta seis veces).
  • Hernia de hiato, esofagitis y reflujo gastroesofágico.
  • Ha precisado nueve intervenciones quirúrgicas.

 

Noticia publicada por el País: https://elpais.com/sociedad/2018/10/23/actualidad/1540318831_294914.html