¿Cómo lograr la mayor indemnización en casos de negligencia médica?

Es jurisprudencia consolidada del Tribunal Supremo que, para la cuantificación de la indemnización por negligencias médicas, se puede utilizar, con carácter orientativo, el baremo de accidentes de tráfico. Sin embargo, el problema surge cuando el importe que resulta de aplicar este baremo no cubre todos los daños y perjuicios sufridos. Es decir, el paciente acredita mayor importe de perjuicio que el que resulta de utilizar el baremo.

Lo que vamos a tratar en este post es si se puede aumentar la indemnización tras aplicar el baremo de accidente de tráfico

La respuesta es sí.

El principio que debe regir la solicitud de indemnización es el de reparación integral del daño causado o indemnidad. El Tribunal Constitucional ya estableció (sentencia 181/2000) que, en los supuestos de culpa relevante o judicialmente acreditada, “el importe de la indemnización vendrá determinado por los perjuicios efectivamente probados, si son superiores”.

¿Es complicado?

El hecho de probar los perjuicios que para una persona ha supuesto una negligencia médica requiere un esfuerzo por parte de los afectados y familiares. Son ellos los que deben proporcionar documentación, de diferente tipo, a despachos especializados, como el nuestro. Con esta información trabajaremos para conseguir la mayor indemnización posible en virtud del principio de reparación integral .

Para ello siempre aconsejamos ir guardando absolutamente todo. Y cuando hablamos de todo, nos referimos a todos esos tickets, facturas, gastos… Por ejemplo los tickets de taxis o parquímetro para acudir a la rehabilitación.

¿Por qué necesito todos esos documentos?

Porque somos nosotros quienes tenemos la obligación de probar lo que pedimos: el perjuicio físico, económico y moral

¿Qué documentos necesito?

Cuando hablamos de secuelas, los informes donde conste la situación final del paciente. Especial mención al certificado de discapacidad.

Cuando nos referimos al perjuicio económico, necesitamos:

-Los justificantes de lo gastado.

-Informes y presupuestos de lo que necesitaremos.

Por ejemplo, cuando la negligencia acarrea graves problemas de movilidad, es necesario presentar:

-Un informe médico que prescriba la necesidad de ciertos elementos: prótesis, órtesis, rehabilitación, ayudas técnicas o productos de apoyo para la autonomía personal e, incluso, la ayuda de terceras personas.

-Facturas de todos los gastos relacionados. No sólo con los elementos mencionados anteriormente, sino también los desplazamientos médicos y la adaptación del vehículo y la vivienda. De hecho, si esta no se puede adaptar, lo conveniente sería presentar un informe de un arquitecto que verifique la imposibilidad de adaptarla y la necesidad de adquirir otra a precio de mercado.

En cuanto al daño moral, siempre será imprescindible presentar un informe psicológico de la patología padecida, duración del tratamiento y situación final.

En el caso de la mayor indemnización de España por negligencia médica, fue fundamental la labor de la familia. Ellos nos proporcionaron toda la documentación necesaria para elevar la cuantía hasta los 3,3 millones de euros.

https://www.rafaelmartinbueno.es/2018/10/29/3-300-000-de-euros-por-negligencia-en-un-parto-con-resultado-de-paralisis-cerebral/

 

 

Ir arriba