¿Qué es una secuela en una negligencia médica?

A la hora de afrontar una demanda por negligencia médica hay que tener en cuenta que lo que reclamamos son las secuelas. Se solicita una reparación económica por los daños que ha sufrido la víctima.

Aunque exista un error médico o mala práxis médica si no hay una secuela demostrable que se derive de ello no hay nada que reclamar.

¿Qué es una secuela?

Una secuela es un daño permanente consecuencia de una lesión.

Es decir, en el caso de las negligencias médicas, un perjuicio que se mantiene finalizado el tratamiento. Pueden ser deficiencias de tipo:

-Físico

-Intelectual

-Orgánico

– Sensorial

En los casos más extremos, dicha secuela, puede ser la muerte.

Su definición queda recogida en el Baremo de accidentes de tráfico (Ley 35/2015). Esta legislación también recoge los daños temporales indemnizables.

¿Qué son los daños temporales?

En contraposición a las secuelas podemos hablar de daños temporales. Son aquellos que sufre la víctima desde el momento de la negligencia hasta la completa curación. La diferencia es que estos no permanecen después.

Los daños temporales podemos considerarlos como daños indemnizables, siempre y cuando exista un caso abierto por una secuela que sí sea de carácter permanente. Es decir, complementaría la indemnización a solicitar.

La medida para las indemnizaciones: El Baremo de Accidentes de Tráfico

La cuantía que se otorga por una secuela se basa orientativamente en el Baremo de Accidentes de Tráfico. En él aparecen detalladas prácticamente todas las secuelas indemnizables, separadas por sistemas (nervioso, músculo esquelético, cardiorrespiratorio, vascular…). Estas se encuentran descritas y se les atribuye una puntuación que será en base a la cual se cuantifiquen económicamente.

Actualmente no existe un Baremos Sanitario, de modo que tiene que acudirse a esta clasificación.

Aún así, como ya explicamos en otra entrada, esta cifra puede ser superada. La clave es ser capaz de demostrar mayor importe de perjuicio que el que resulta de utilizar el baremo. Esto es gracias al principio de reparación integral del daño causado o indemnidad.

El problema de los dolores inespecíficos

Una de las lesiones más difíciles de evaluar son las “algias”, más conocidas como dolores no específicos.

Los dolores tienen que ir acompañados de una secuela demostrable para poder ser indemnizados. Se consideran algo subjetivo y, por tanto, difícilmente medibles.

A pesar de ser muy comunes, por si mismos no bastan para percibir una reparación económica.

 

Es importante consultar con profesionales especializados si se tiene alguna duda acerca de las secuelas. Y recuerde que nuestra primera consulta es gratuita.