¿Qué es una sentencia civil y cómo interpretarla?

La sentencia es fundamental en cualquier proceso jurídico. En este documento se deja patente cuál ha sido la decisión de la justicia acerca del pleito.

La sentencia se encuentra divida en cuatro partes bien diferenciadas y conviene saber qué es lo que se puede encontrar en cada una de ellas:

  1. Encabezamiento

En primer lugar, se señala cuál es el tribunal y la fecha en que se dicta. Además de los datos de los litigantes, abogados, procuradores y el objeto del pleito.

  1. Antecedentes de hecho

En este segundo apartado se consignan las pretensiones de las partes.

Asimismo, se exponen los hechos en los que se basan junto con las pruebas propuestas y practicadas, así como los hechos probados.

  1. Fundamentos jurídicos

Se exponen los puntos del derecho fijados por las partes. También se hace referencia a las cuestiones controvertidas, dando las razones y fundamentos legales del fallo, mencionando explícitamente las normas jurídicas aplicables al caso.

  1. El fallo

El fallo es la conclusión a la que el juzgador llega tras todas las partes anteriormente expuestas. En él resuelve las peticiones de las partes.

Por tanto, en primer lugar, establece si tiene que haber una condena o no. Del mismo modo puede establecer la concurrencia de circunstancias que modifiquen la responsabilidad civil.

En definitiva, establece la indemnización a pagar. Así como la imposición de costas y otros datos relevantes para su ejecución.

Por requisito legal se tiene que informar de los recursos ordinarios que se pueden aplicar contra la sentencia junto con sus plazos y el tribunal al que corresponde.

En los casos de negligencias médicas, en los que estamos especializados, es en este punto donde se situaría la cuantía de la indemnización y los beneficiarios de la misma, así como la posibilidad de agregar, por ejemplo, los intereses del artículo 20 LCS.

Por poner un ejemplo, en la sentencia de la MAYOR INDEMNIZACIÓN POR NEGLIGENCIA MÉDICA EN ESPAÑA se puede leer esto en el fallo:

Lo que se traduce en que se establece una indemnización de 1.934.184,65€ + los intereses desde el 27/12/2012 (1.371.815,35) lo que da un total de 3.306.000€.

Es importante recordar que la cuantía indemnizatoria es la que refleja el fallo.