215.000€ POR PROVOCAR UNA INFECCIÓN TRAS UNA AMNIOCENTESIS

Puntúa nuestro post

Una mujer sufrió una infección en la placenta tras someterse a una amniocentesis. Esta infección, llamada corioamnionitis, fue la causa del fallecimiento del feto.

La paciente no recibió información sobre la intervención antes de firmar el consentimiento. Además, este documento ha sido extraviado y no pudo presentarse como prueba en el juicio.

El Juzgado de Primera Instancia nº 84 de Madrid ha estimado la demanda presentada por Rafael Martín Bueno. Por ello, ha impuesto una indemnización de una cuantía total de 215.000€.

Hechos ocurridos

La mujer acudió a que se le realizase una amniocentesis, como le había recomendado su ginecólogo habitual.

En un primer momento, la paciente firmó el consentimiento informado sin haberle sido explicado en detalle el procedimiento.

Tras eso, se realizó la prueba. Durante la misma el médico realizó dos punciones. En la segunda inyectó al paciente el líquido que contenía la jeringuilla. Esto provocó la infección del líquido amniótico (corioamnionitis), lo que causó la muerte del feto.

Sentencia

El Juzgado tomó la decisión basándose, principalmente, en la falta de consentimiento informado. Como ya hemos explicado en post anteriores, es fundamental que el paciente conozca de manera detallada la intervención a la que va a ser sometido. En este caso la mujer lo firmó antes de recibir esta información, lo que es contrario a la Ley.

Por otro lado, dicho formulario de consentimiento no se presentó en el juicio. La explicación fue que se había extraviado. Esto vulnera la obligación de custodia de la documentación sanitaria.

Por todo ello, el juez impone una indemnización de 144.000 €. A esta cantidad hay que sumar los intereses de demora de demora del artículo 20 LCS, que ascienden a 71.000€. En total la víctima recibirá 215.000€ de indemnización.