800.000 euros por secuelas tras un parto

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana estimó los argumentos del Don Rafael Martin Bueno.  La actuación médica prestada por los facultativos del Hospital General de Elda (Alicante) durante el parto fue contraria a la Lex Artis. Toda vez que existieron claros síntomas de sufrimiento fetal sin que se llevaran a cabo la adopción de medidas encaminadas a su detección.

 

¿Cuales fueron los síntomas que debieron hacer sospechar de sufrimiento fetal intraparto?

 

  • Líquido amniótico teñido de meconio.

La presencia de meconio debería considerarse inicialmente como un SIGNO DE ALERTA DE COMPROMISO FETAL (SEGO).

 

  • Gráficas con tramos patológicos.

Además, comprobándose la existencia de líquido amniótico meconial y la asociación de patrones anómalos de la Frecuencia Cardiaca Fetal, tendría que descartarse la asociación de una hipoxia realizando un estudio del equilibrio ácido-base fetal.

 

Por consiguiente, ambos signos hacía previsible un riesgo añadido. Y, en consecuencia, la necesidad de adopción de medidas encaminadas a la detección del sufrimiento fetal. Medidas, como por ejemplo, la prueba bioquímica del líquido amniótico u otras que no fueron realizadas. Por consiguiente, la hipoxia intraparto desencadenó las graves anomalías del neonato.

¿Cuáles fueron las secuelas del menor?

 

  • “Sufrimiento fetal agudo intraparto.
  • Encefalopatía Hipoxico-Isquémica grave.
  • Convulsiones neonatales.
  • Insufiencia Renal Aguda.
  • Miocardiopatía Isquémica.
  • Hepatopatía”

Siendo reconocida una minusvalía del 65%.

 

Caso ganado: sufrimiento fetal

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana estimó, íntegramente, nuestra demanda, concediendo la cantidad de 793.604,84 €, más sus intereses legales desde la fecha de la notificación de la sentencia.

El tribunal considerar acreditada que la actuación médica prestada por los facultativos del Hospital General de Elda (Alicante) durante el parto fue contraria a la Lex Artis, toda vez existieron claros síntomas de sufrimiento fetal (líquido amniótico teñido de meconio, gráficas con tramos patológicos) “lo que hacía previsible un riesgo añadido y, en consecuencia, la adopción de medidas encaminadas a la detección del sufrimiento fetal (prueba bioquímica del líquido amniótico u otras), que desencadenó las graves anomalías del neonato, encaminadas a paliar, en lo posible, los problemas que el caso presentaba”

 

Ir arriba