Ictus

¿Cómo reconocer un ictus?

El ictus es una enfermedad cardiovascular causada por la falta de riego sanguíneo en el cerebro.

Es un padecimiento muy común en la actualidad. Una de cada seis personas padecerá un ictus a lo largo de su vida. Además, cada 14 minutos una persona muere por culpa de esta enfermedad.

La disminución repentina del flujo de sangre puede ser de dos tipos:

Ictus isquémico (o infarto cerebral): Se obstruyen los vasos sanguíneos. Se da en 75% de los casos.

Ictus hemorrágico (o hemorragia cerebral): Los vasos se rompen, provocando una hemorragia en el cerebro. Se da en el 25% de los casos.

Los factores de riesgo más comunes son:

– Edad superior a 55 años

– Hipertensión

– Consumo de alcohol recurrente

– Padecer diabetes mellitus

¿Cómo reconocer las señales de un ictus?

Mientras que de otras enfermedades cardiacas está más extendido el conocimiento popular de sus primeros síntomas, lo que contribuye a una actuación médica temprana, no es así con el ictus.

Según el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares del Servicio Español de Neurología hay que estar atento a los siguientes síntomas:

Pérdida repentina de la fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.

Alteración repentina en la sensibilidad (“acorchamiento”, hormigueo”) en cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.

Pérdida súbita de la visión de uno o ambos ojos.

Dificultad repentina para hablar, expresarse o comprender el lenguaje.

Dolor de cabeza súbito, de alta intensidad y sin causa aparente

– Sensación de inestabilidad o desequilibrio bruscos, en especial si se acompaña de algunos de los anteriores.

A cualquiera de estos signos no hay que restarle importancia si desaparece repentinamente. Todo lo contrario, tiene que dársele aún más importancia.

Cuando cualquiera de ellos sea apreciado hay que acudir inmediatamente al hospital. La clave es lograr tratar la enfermedad lo antes posible.

Al informar a un sanitario de estos síntomas, éste tiene que activar el código ictus. El paciente será trasladado entonces a la unidad de ictus más cercana.

Código ictus

Es un procedimiento sanitario prehospitalario. Su objetivo es detectar de manera precoz los síntomas del ictus. El propósito final es que no pasen más de dos horas desde el inicio de los síntomas hasta el ingreso del paciente en un hospital.

Este código lo pondrá en marcha un profesional sanitario ante la apreciación de cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente.

Las características que tiene que cumplir son:

Consideración de emergencia médica:  Se prioriza a pacientes que puedan recibir tratamiento agudo.

Formación específica del personal sanitario para su reconocimiento precoz

Cuidados específicos del ictus

Priorización de su traslado a un Hospital con Unidad de Ictus.

Las unidades de ictus son secciones de algunos hospitales especializadas en su tratamiento. Se han desarrollado para intentar minimizar las secuelas y las muertes producidas por un ictus. En ellas se encuentran los profesionales más preparados y el material específico. Todas las comunidades autónomas de España cuentan con, al menos, una unidad de ictus.

Negligencias relacionadas

Como abogados especializados en negligencias médicas sabemos que los errores médicos más comunes relacionados con esta enfermedad son:

1- Error en el diagnóstico del ictus: No se identifican correctamente los síntomas, de modo que no se puede actuar con la rapidez exigible.

1.000.000 de euros por no detectar una hemorragia cerebral

2- El tratamiento se aplica demasiado tarde: Como ya hemos mencionado, desde que surgen los primeros síntomas hay una “ventana terapéutica” o tiempo de reacción de 4 horas y media. Pasado este tiempo los tratamientos no son tan efectivos. Por ello, las secuelas se agravan.

Si cree que usted o un familiar ha sufrido una negligencia médica relacionada con un ictus, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Contamos con peritos especializados y más de 20 años de experiencia en Derecho Sanitario.

Ir arriba