¿Eres víctima de una negligencia médica?

Negligencia Médica

DEFINICIÓN

La negligencia médica es un acto mal realizado por parte de un proveedor de asistencia sanitaria que se desvía de los estándares aceptados en la comunidad médica y que causa alguna lesión al paciente. Es haber realizado actos no apropiados o, por no haber tenido la diligencia requerida para el caso particular. Es decir, no haber cumplido con los parámetros mínimos y estándares de conducta para enfrentar el caso, y no haber cumplido con la normas técnicas de la profesión médica. Constituye, junto a la impericia e imprudencia médica, una vulneración a la lex artis ad hoc. También recae en el equipo de salud en el caso.

QUÉ SE CONSIDERA UNA NEGLIGENCIA MÉDICA

Estamos ante un error cuando el tratamiento no es el adecuado y provoca lesión al paciente, cuando se ha dejado de actuar o no se ha informado bien. Esa lesión puede ser física o psicológica y la responsabilidad puede recaer sobre cualquier profesional sanitario.

Los casos más habituales son los siguientes:

  • Daños causados como consecuencia de la falta de empleo de los medios adecuados a la hora de realizar el diagnóstico o su empleo a destiempo, muy común en las enfermedades cancerígenas.
  • No realizar un seguimiento adecuado tras la operación.
  • Insuficiente protección ante un tratamiento agresivo.
  • Altas médicas prematuras o tardías.
  • Olvido de material quirúrgico en el cuerpo del paciente.
  • Infecciones hospitalarias, llamadas también infecciones intrahospitalarias o nosocomiales, contraídas principalmente en las unidades de cuidados intensivos (UCI), entre las que destaca la neumonía asociada a ventilación mecánica (NAV).
  • No prestarse urgentemente la asistencia médica por no estar en ese momento de urgencia el facultativo o, por ejemplo, cuando ocurre un accidente de circulación y se requiere la asistencia de la ambulancia, pero ésta tarda en llegar o en atender a las personas lesionadas por el siniestro.

QUÉ SE HACER EN CASO DE NEGLIGENCIA MÉDICA

En primer lugar, debes hacer acopio de toda la información médica de que dispongas e incluso exigir dicha documentación en el centro médico.

Asimismo, será conveniente contar con el testimonio de otros pacientes o testigos que tengas de los hechos (compañeros de habitación, por ejemplo).

Tras ello, y con la sospecha de haber sido víctima de una negligencia médica, sería conveniente contactar con un abogado especializado en estos temas. Será él quien determinará si efectivamente hay una negligencia en la práctica médica y, si la hay, por qué vía debe hacerse la reclamación.

Existen tres vías para realizar una reclamación por negligencia médica: la penal, la civil y la contencioso-administrativa.

Tu abogado te asesorará sobre que vía es la mas conveniente según sea el caso.