Especialista en Negligencias Médicas

Indemnización por alta precipitada y colonoscopia contraindicada

Tabla de Contenidos

Tras una primera peritonitis la mujer recibió un alta precipitada. Aun así se sometió a una segunda colonoscopia, esta, contraindicada. Finalmente falleció.

Para su familia, Rafael Martín Bueno ha conseguido una indemnización de 120.000 ya que  el Juzgado de Primera Instancia número 48 ha considerado que ha tenido lugar una negligencia médica.

Hechos ocurridos

La víctima anteriormente había sido diagnosticada de diverticulitis, unas pequeñas bolsas que se forman en las paredes del intestino.

Se sometió a una colonoscopia. En la cual, probablemente, se produjo una perforación intestinal. A causa de esta sufrió una peritonitis fecaloide.

Tras esta primera intervención fue dada de alta precipitada. Ya que, en este punto, ella no tenía la fuerza suficiente para, al toser, expulsar las secreciones bronquiales.

Por tanto, la segunda colonoscopia a la que se vió sometida estaba, según el perito, contraindicada. Mayormente, por el hecho de haber sido diagnosticada con diverticulitis.

Durante esta segunda colonoscopia se produjo una aspiración bronquial del líquido fecaloide. Esta se debió, principalmente, a la falta de medidas preventivas, como, por ejemplo, la protección de la vía respiratoria con una intubación ortraqueal. Esto debe realizarse previo a la práctica de la colonoscopia de un enfermo crítico.

A causa de esta segunda intervención,  la mujer sufrió una peritonitis fecaloidea masiva. Además de una perforación a nivel del sigma secundaria a un divertículo perforado, y otra más a nivel del ángulo hepático del colon.

Finalmente el cúmulo de secreciones bronquiales sumadas a la insuficiencia respiratoria fue la causa de su fallecimiento.

En la noticia:

«La sentencia, que acoge los argumentos de Rafael Martín Bueno (…), entiende que la segunda colonoscopia que se le realizó a la mujer estaba contraindicada, “ya que es muy probable que durante la práctica de la primera se produjera la perforación intestinal, y consecuentemente la peritonitis fecaloidea”.»

Puedes leer la noticia completa aquí.

Ir arriba