Denunciar hipoxia en parto

Tipos de hipoxia: ¿Cómo denunciar este tipo de lesión?

La hipoxia se produce a causa de un déficit de oxígeno en tejidos, sangre o células. Dado que estos componentes anatómicos requieren de una cantidad adecuada de oxígeno para funcionar correctamente, su privación puede provocar un importante perjuicio a la salud del afectado. Ante este tipo de circunstancias es imprescindible recibir asesoramiento profesional de como denunciar una hipoxia correctamente.

 

Tipos de Hipoxia

Existen diferentes tipos de hipoxia, caracterizadas por sus diversas causas. Dado que es una dolencia ampliamente conocida y estudiada, los servicios sanitarios suelen disponer de medios para afrontarla.

El problema es que el tratamiento adecuado no siempre es el correcto, y en ocasiones no llega a tiempo. Por eso es de vital importancia conocer los derechos que asisten al paciente cuando él mismo o algún allegado sufre una lesión de este tipo.

Tipos comunes de hipoxia

La falta de oxígeno en el organismo puede provenir de factores tan diversos como la altitud, la temperatura ambiente, el tabaquismo e incluso el propio metabolismo de la persona o su estado psicológico.

A lo largo de nuestra trayectoria como abogados especializados en negligencias médicas nos hemos encontrado con numerosos casos de hipoxia fetal provocada durante el parto. Esta lesión puede provocarse debido a la tardanza del personal sanitario en practicar una cesárea.

Por ejemplo, el año pasado logramos que una clínica privada indemnizara a una familia por valor de 3.300.000 € a causa de los daños neurológicos que se había provocado a un infante, precisamente por intentar evitar el parto prematuro.

Este no es un caso aislado, ya que las hipoxias perinatales se producen, en aproximadamente un 85 % de los casos, durante el parto. Y es que si el personal sanitario no sabe gestionar las complicaciones durante el alumbramiento puede producirse el cuadro conocido como “sufrimiento fetal”, relacionado con la falta de oxígeno en el bebé.

 

Casos reales sobre Hipoxia

Pero la mala praxis no solo se salda con casos de asfixia intraparto. También es posible que la propia madre padezca lesiones irreversibles. Incluso puede padecerse una falta de oxígeno en situaciones no relacionadas con el parto.

El año pasado intervinimos en otro procedimiento de este tipo. En este caso, algunos indicadores recomendaban acelerar el parto. El equipo sanitario prefirió no hacerlo, provocando una hipoxia intrauterina al bebé y causándole una discapacidad del 33 %. En este caso la indemnización alcanzó un valor de 1.480.000 €, aproximadamente.

Por ejemplo, en otro de los casos en que intervinimos, una paciente quedó en estado vegetativo tras una operación. Conseguimos que se le indemnizara con 1,7 millones porque no se le había informado de que las complicaciones clínicas podrían derivar en una hipoxia con daños neurológicos.

 

¿Cómo denunciar una Hipoxia?

Lamentablemente, la mayoría de lesiones derivadas de una hipoxia son irreversibles. De modo que el afectado tan sólo puede demandar a la clínica, con la esperanza de recibir una indemnización que le ayude a sobrellevar el nuevo estado.

Tras la lesión, es probable que vaya a necesitar tratamiento e incluso que tenga que adaptar su hogar a una nueva vida. Precisamente por ello, resulta más que conveniente reclamar la correspondiente indemnización de responsabilidad civil o patrimonial sanitaria.

En nuestro despacho hemos transitado exitosamente este tipo de reclamaciones por hipoxia en numerosas ocasiones. Somos especialistas en reclamación de negligencias médicas, así que estaremos encantados de poner nuestra experiencia al servicio del cliente.

Ir arriba