Consentimiento informado

¿Que es el consentimiento informado?

CONSENTIMIENTO INFORMADO

 

La autonomía del paciente como bien jurídicamente protegido surge como una manifestación de la libertad humana y reconocimiento de la dignidad.

En el ámbito de la salud el derecho a decidir libremente fue incorporado a la Ley General de Sanidad, otorgando un ámbito de libertad que abre al paciente un conjunto de derechos que obtienen su correspondiente protección, mediante la imposición de obligaciones a los centros sanitarios, que se insertan en el desarrollo de la correcta prestación. Esta incluye no solo la apropiada prestación técnica, sino también el deber de información y respeto a las decisiones adoptadas por el paciente libre y voluntariamente.

 

¿Qué es el consentimiento informado?

 

La plantilla de consentimiento informado que un paciente debe firmar refleja la obligación de los profesionales de la salud. Obligación que implica explicar al paciente los pormenores de la práctica que se va a efectuar y pedirles premiso expresamente.

El Consentimiento Informado es la conformidad que presta un paciente, previa información, sobre una práctica a realizar. En el Consentimiento Informado debe figurar la naturaleza de la operación o procedimiento terapéutico a realizar, sus probables ventajas y riesgos. Y qué tan necesaria o urgente es la práctica.

Lo más habitual es que el formato del consentimiento sea bastante genérico. Existen modelos de planillas de CI donde el paciente debe firmar, y en los que figura muy someramente la explicación.  Sin embargo, lo correcto sería un consentimiento adaptado a cada paciente, detallado y describiendo la totalidad de los riesgos.

De modo que la calidad del Consentimiento Informado como buena práctica requiere una relación de confianza. Sin embargo en la práctica muchas veces se ve dificultada por ciertas características del sistema de salud.

 

¿Cómo es un consentimiento o información completa?

 

Cuando hablamos de consentimiento informado no sólo nos referimos a la conformidad del paciente, sino a una completa información.

Por ello, un consentimiento o información completa, de acuerdo a la buena praxis médica, sería:

  • Proporcionar la información sobre el riesgo y beneficios del tratamiento, incluida la valoración en caso de que no quiera recibirlo.
  • Contestar a las preguntas sobre el tema que le puedan surgir al paciente.
  • Conceder un cierto tiempo, en caso de que se necesario, para pensar el posible tratamiento y consultarlo con otras personas.
  • Proporcional una información adaptada a las patologías del paciente que le permita tomar una decisión en base a lo que sea mejor para su interés.

 

 

¿Consentimiento verbal o escrito?

 

En ocasiones, el consentimiento se presta de forma verbal. Sin embargo, en las intervenciones quirúrgicas o tratamientos que puedan suponer riesgos, la ley demanda que el consentimiento se preste por escrito.

Consejo: guarda siempre la documentación médica sobre la intervención que se realice. La documentación es importante a la hora de reclamar una indemnización por negligencia médica.

Aquí te mostramos algunos ejemplos sobre casos de falta de consentimiento informado: https://www.avinesa.org/consentimiento-informado/

 

 

 

Ir arriba