Negligencias médicas en casos de partos

Negligencias en casos de partos

Las negligencias médicas en partos son, tristemente, unas de las más comunes. Es un momento especialmente delicado tanto para la madre como para el niño. Por ello hay que actuar con sumo cuidado y cualquier error tiene muy graves consecuencias.

Índice de contenido

Negligencias más comunes

Hay muchos tipos de malas praxis que pueden darse relacionados con el momento del parto. Es necesario tener en cuenta muchas variables y se deben tomar decisiones en situaciones de mucha presión. Pero, sin duda, un mal paso puede traducirse en secuelas que condicionen de por vida al niño o la madre.

Con más de 20 años de experiencia en negligencias médicas en casos de partos, Rafael Martín Bueno conoce cuáles son las negligencias más comunes y cómo exponerlas ante un tribunal. Porque si una familia ha sufrido un error médico de este calibre tiene que ser indemnizada. Y luchar por ese resarcimiento empieza por conocer bien este tipo de negligencias.

Uso inadecuado de instrumental médico

Cuando un parto se complica el uso de instrumental médico puede ser necesario e imprescindible. Pero no utilizarlo en el momento adecuado puede causar grandes secuelas.

Uno de los errores más comunes es tratar una extracción del feto cuando aún no está colocado correctamente. Ya que la única manera en que sea no sólo apropiado sino que no cause mayores complicaciones es que el niño se encuentre en la posición correcta. Para saber si está bien situado o no hay que tener en cuenta que la pelvis de la madre se divide en planos virtuales, los planos de Hodge, que se numeran del I al IV, del más interno al más externo.

Según toda la literatura médica para usar correctamente una ventosa, por ejemplo, el niño tiene que encontrarse ya entre el plano III y el IV, nunca antes.

No cerciorarse de que el niño reciba la cantidad de oxígeno necesario

Cuando no llega suficiente oxígeno al bebé se considera que este ha sufrido hipoxia o asfixia intraparto.

Este déficit de oxígeno produce un compromiso multisistémico, afecta a diversos órganos. El cerebro, parte del Sistema nervioso central, suele ser el más afectado. En este caso la secuela más común es la parálisis cerebral.

Otros sistemas que suelen verse afectados son el cardiovascular, el respiratorio, los riñones y las vías urinarias.

No hacer un correcto seguimiento durante el embarazo

Esta negligencia puede conllevar dos secuelas diferentes pero igualmente graves. Por un lado, que el niño padezca alguna patología, como pueda ser un síndrome de Down, y que, al no detectarse, no se dé a la madre la oportunidad de decisión al respecto.

Por otro lado puede ocurrir que se pase por alto una pérdida de bienestar fetal. Esta desatención a algunos síntomas pueden provocar secuelas gravísimas a largo plazo, si no el fallecimiento del bebé.

Forzar el parto vaginal

En algunas ocasiones el niño no logra nacer de manera natural. En esos casos, forzar un parto vaginal puede causar importantes secuelas.

Como hemos mencionado anteriormente, tanto si se usa instrumental cuando aún no es el momento preciso, así como no aplicar una cesárea. En algunas ocasiones, sobre todo en la que el niño está sufriendo, es necesario optar por una cesárea. De no hacerlo a tiempo puede causar que este sufrimiento y sus consecuencias empeoren.

Si cree que ha podido sufrir una de estas negligencias en casos de partos póngase en contacto con nosotros.

 

Ir arriba