Negligencias médicas por contagio

Negligencias médicas por contagio

Es comprensible que en la situación actual, con una situación de pandemia vírica a nivel mundial, preocupen especialmente las negligencias médicas por contagio.

Rafael Martín Bueno, como experto en negligencias médicas, ha tenido también que lidiar con mala praxis de este tipo, de manera exitosa.

¿Qué es una negligencia médica por contagio?

Se trata de un contagio, normalmente de carácter vírico, que tiene lugar en el ambiente sanitario. Por intervención del personal sanitario o del instrumental o tratamiento utilizado. En la mayoría de los casos, la razón es que no se han tomado las medidas de precaución necesarias.

Las enfermedades contagiadas pueden variar desde un virus que pueda ser curado hasta afecciones de tipo permanente.

La forma en la que se produce estas negligencias médicas tienen que ver con la forma de transmisión de la enfermedad. Por ejemplo, si se transmite por vía aérea, como el coronavirus, tendrá lugar cuando no se mantengan los protocolos de distancia personal o contacto. En cambio, cuando se trata de un intercambio de fluidos, la mayoría tiene que ver con el uso de material contaminado o por tratar a un paciente con un medicamento que esté infectado.

El VIH, uno de los más conocidos

Por ejemplo, uno de los más conocidos fueron los casos de contagio de VIH durante la década de los 80, cuando aún se desconocía cómo se trasmitía la enfermedad. Al carecer de esa información muchos de los pacientes que la adquirieron fue en un centro sanitario, donde no se guardaba el debido cuidado. En esa época se sometieron a transfusiones de sangre contaminada sin saber lo que provocaban. Actualmente sí que conocemos esos datos, por lo que si tiene lugar una nueva infección en ambiente sanitario tendrá que ser tratada como una negligencia.

Aunque en la actualidad el contagio de este virus no sea tan común en los hospitales, sí que ocurren casos relativos a otros patógenos.

Casos reales de negligencias médicas por contagio

En el año 2011 hubo un famosos caso en el que diez pacientes alicantinos se infectaron de Hepatitis C. Pero no era el primer gran contagio masivo de este virus. En el año 2004 en Alcorcón ya ocurrió lo mismo con siete pacientes oncológicos. Estos habían contraído la enfermedad tras ser tratados de quimioterapia con un suero infectado.

Este segundo caso fue llevado por el abogado experto en negligencias médicas, Rafael Martín Bueno, quien consiguió obtener para los afectados una indemnización de  1.123.892,61 euros.

1.123.892,61 Euros a siete pacientes por un brote de hepatitis C

Ir arriba