Especialista en Negligencias Médicas

Condena por una omisión grave del control fetal

Negligencias Médicas Partos

Por una falta de control fetal tardaron cinco horas en realizar una cesárea. Esto ocurrió pese a que las pruebas mostraban una anemia progresiva y un hematoma retroplacentario.

 El Juzgado de Primera Instancia número 70 de Madrid condenó a la clínica privada por negligencia médica. Por ello tiene que pagar una indemnización a la familia representada por el abogado Rafael Martín Bueno.

Hechos ocurridos

La mujer embarazada había sufrido varios abortos anteriormente. Cuando ingresó en la clínica presentaba dolor abdominal. Los médicos optaron por un tratamiento conservador, centrado en estabilizar el cuadro clínico y evitar un parto prematuro.

Tras doce horas ingresada se le realiza una analítica. Esta muestra una anemia progresiva. Además en una ecografía se puede encontrar un hematoma retroplacentario. Una hora y media después se confirman los resultados con otro análisis.

Aun así desde las 13:30 hasta las 18:30 no se hace ningún otro control fetal. A esa hora se decide practicar una cesárea urgente.  Además, esta intervención que suele durar entre 15 y 20 minutos, duró más de 50 minutos.

A causa de tardar tanto en realizar esta cesárea el niño padece numerosas secuelas. Entre ellas: tetraparesia distónica, retraso madurativo, pérdida de agudeza visual binocular grave, crisis convulsivas y discapacidad múltiples.

La sentencia resalta la inexplicabilidad de la falta de más pruebas, sobre todo sabiendo que había indicios de un posible desprendimiento placentario. Todos los informes periciales coinciden en la inexistencia de análisis durante cinco horas. Este hecho no puede ser explicado por la clínica, lo mismo que por qué no se practicó antes la cesárea. Por tanto la magistrada encuentra probada la relación entre la hipoxia que sufrió el feto durante el part y los daños neurológicos que sufre.

En la noticia:

De ahí, que la magistrada comparta los razonamientos de Rafael Martín Bueno, (…) , al determinar que “existe una relación de causa efecto entre la hipoxia sufrida durante el parto y los daños neurológicos que sufre actualmente el niño”.

Puedes encontrar el enlace a la noticia completa aquí.

En un caso similar Rafael Martín Bueno consiguió para la familia una indemnización de 3.300.000€

Indice de la página

Ir arriba