prueba de la negligencia médica en partos

¿Cómo se demuestran las negligencias médicas en partos?

En nuestros últimos artículos hemos incidido en algunas de las piezas claves en torno a la prueba de la negligencia médica en partos. Entre ellas destacan:

  • Documentación clínica, siendo particularmente importante el historial médico.
  • Informes periciales. Son dictámenes elaborados por un especialista sanitario, que en caso de juicio deberá acudir a los Tribunales para ratificarlos y, en su caso, complementarlos.
  • Otros documentos relacionados con la intervención o tratamiento, como los destinados a la información de la paciente.

Estas son las piezas básicas para realizar una de las tareas más complejas relacionadas con las reclamaciones de negligencias médicas: la prueba.

¿Cómo funciona la prueba en negligencias médicas en partos?

Debemos partir de la premisa de que si queremos reclamar la responsabilidad del equipo sanitario tendremos que demostrar que ha obrado incorrectamente. Con incorrectamente nos referimos a:

  • Sin seguir los protocolos o estándares de la profesión. Conocemos a esta forma de conducta como mala praxis. Pero la mala praxis en sí misma no determina la concurrencia de una negligencia.
  • También habrá que acreditar que el equipo actuó de forma contraria a la lex artis. Esto puede implicar una actuación irreflexiva, contraria a los estándares de la profesión o inadecuada para el caso concreto.

Incluso, llegados a este punto, tendremos que atribuir la responsabilidad al equipo clínico. Y es que el hospital no puede responsabilizarse de lesiones que resultaran imprevisibles o, pudiendo preverse, no hubieran podido evitarse. Conocemos estas causas como “de fuerza mayor”.

Reunidos todos estos elementos estaremos ante una negligencia, que nos otorgará un derecho a la indemnización. Pero todavía tendremos que acreditar cuál es la indemnización justa.

Y es que las lesiones corporales son irreparables, por lo que no nos queda más solución que solicitar una compensación económica por sus secuelas y consecuencias. Pero esta compensación debe calcularse con precisión y justificarse adecuadamente.

Este es el complejo camino probatorio que deberemos recorrer desde que iniciemos la reclamación hasta que concluyamos el litigio. Por eso es tan importante acometer estas reclamaciones de la mano de especialistas consagrados.

¿Cómo acreditamos la mala praxis?

Acreditar la mala praxis suele ser lo más sencillo, ya que los centros de salud disponen de protocolos. Siempre que estos hayan sido desatendidos estaremos ante una mala praxis. Por supuesto, habrá casos en que no será evidente si la conducta del médico se ajusta o no a tales protocolos. En estos casos la prueba será más compleja.

¿Cómo acreditamos el alejamiento de la lex artis?

Para acreditar que la mala praxis no se ajusta a la lex artis necesitaremos la asistencia de un perito. Este especialista podrá ofrecer alternativas a la conducta que siguió el equipo sanitario, demostrando que existían formas menos lesivas de proceder.

¿Cómo acreditamos la responsabilidad del centro o equipo de salud?

De nuevo, la imputación de la responsabilidad dependerá en buena medida de la actuación de nuestro perito. Será este profesional quien pueda demostrar que la lesión en cuestión era evitable. En caso de que no lo fuera lo advertirá a la persona lesionada antes de iniciar reclamaciones, para que sepa que su acción puede resultar inviable.

¿Cómo acreditamos la cuantía de la indemnización?

Respecto a la cuantificación de la indemnización, puede requerir la asistencia de otros peritos. Por ejemplo, arquitectos que valoren las adaptaciones de la vivienda, pedagogos o psicólogos que valoren adaptaciones educativas o intervenciones psicológicas… La parte positiva es que la indemnización podrá revisarse al alza si fuera necesario.

Por supuesto, ni la acreditación ni la revisión serán tarea sencilla. Y de ahí que reiteremos la importancia de dejar estas reclamaciones en manos de especialistas con experiencia en negligencias médicas en partos. La prueba de la negligencia médica en partos será más sencilla si el equipo que nos asiste tiene experiencia en la materia.

Ir arriba