negligencia médica durante el parto

Reclamación de secuelas por negligencia médica en el parto

 

Este tipo de reclamaciones es más frecuente de lo que se pudiera pensar, porque muchas veces las víctimas de errores sanitarios creen que solo pueden reclamar en los casos más graves (como el fallecimiento de la madre o el neonato o el sufrimiento fetal con consecuencias irreversibles).

Pero lo cierto es que todas las secuelas por negligencia médica en el parto dan origen al derecho a reclamar. El error médico supone lesiones que los y las pacientes no tienen ninguna obligación de soportar. Y por eso conviene conocer nuestros derechos a la hora de reclamar cualquier tipo de lesión derivada de un fallo clínico.

Proceso de reclamación de secuelas por negligencia médica en el parto

Reclamar las secuelas por negligencia médica en el parto es más complejo que reclamar por lesiones instantáneas. Esto se debe a que debemos esperar para conocer el alcance final de las secuelas. Y también sus consecuencias en la vida de la persona lesionada.

Pero la falta de experiencia puede llevar a algunos profesionales a esperar más de la cuenta, lo que podría suponer que la persona afectada pierda la oportunidad de reclamar.

De modo que cuando queremos reclamar una secuela debemos prestar especial atención a los plazos. En su caso deberemos tratar de interrumpirlos, y si no queda otra opción tendremos que anticipar la demanda, sin perjuicio de que posteriormente corrijamos la cuantía de la indemnización solicitada.

Importes correspondientes a las secuelas

Otra de las complicaciones asociada a la reclamación de secuelas por negligencia médica en el parto es su cuantificación. En estos casos no estamos ante una lesión cuyo alcance se conozca en el acto.

Por tanto, deberemos evaluar el impacto que la secuela va a tener en la vida de quien la padece. Así, una secuela estética puede ser más gravosa para una persona que vive de su imagen (pensemos en una actriz o una modelo). O una secuela impeditiva puede supone mayor menoscabo para una persona cuyo sustento depende en buena medida de sus capacidades físicas (por ejemplo, una deportista).

Del mismo modo, habrá que conocer las adaptaciones que la persona debe realizar en su día a día para mantener una vida digna (por ejemplo, adaptaciones de vivienda) e incluso el impacto psicológico de la lesión.

Casos excepcionales: Neonatos afectados

Cuestiones todas que se complican cuando el afectado es el neonato. En estos casos es frecuente que debamos esperar más tiempo para aseverar cómo ha afectado la secuela al desarrollo y el día a día del infante.

Todo ello conlleva que si queremos reclamar secuelas por negligencia médica en el parto deberemos realizar un estudio de impacto, que no siempre puede realizarse de forma inmediata. En él participarán diversos profesionales dependiendo del caso: peritos médicos, ingenieros, arquitectos, trabajadores sociales, pedagogos, psicólogos…

Por todas estas particularidades, la reclamación de secuelas por negligencia médica en el parto requiere de la asistencia de equipos bien consolidados y experimentados. Este es nuestro caso, por lo que ponemos a disposición de las personas que nos necesiten nuestras vías de contacto.

Ir arriba