Asfixia perinatal

Asfixia perinatal: la actuación legal ante una asfixia del nacimiento

La asfixia perinatal es una lesión derivada de la falta de oxígeno en el feto en los momentos anteriores o posteriores al parto. Dependiendo de sus causas puede ser más o menos previsible, y generalmente es posible atenderla a tiempo si se monitorizan adecuadamente el embarazo y el alumbramiento.

Por tanto, muchos de los casos en que una asfixia del nacimiento se complican derivan de una deficiente atención sanitaria. Y es importante conocer nuestros derechos y los del neonato ante estas circunstancias.

¿Qué es la asfixia perinatal y cuándo se produce?

Como su nombre indica, la asfixia perinatal tiene lugar en los momentos inmediatamente anteriores o posteriores al parto. No se trata, por tanto, de una complicación gestacional ni de una dolencia aparecida en el bebé.

La privación de oxígeno en el bebé se relaciona con condiciones de hipoxemia e hipercapnia, que pueden derivar en consecuencias negativas de gran severidad para la salud del infante. En otros artículos hemos profundizado en las secuelas derivadas de los episodios de hipoxia neonatal, que pueden ser permanentes.

La falta de oxígeno y la acidosis metabólica son dos de los indicadores que deben monitorizarse durante el alumbramiento para evitar la asfixia del nacimiento. Esta puede derivar de diferentes factores, no siendo pocos los casos en que se produce a causa de una mala praxis médica.

Cuando el sufrimiento fetal o la encefalopatía neonatal, nombres con los que también se conoce a esta dolencia, se debe a una mala actuación obstétrica, la víctima debe saber que tiene derecho a reclamar una indemnización.

¿Cómo actuar legalmente ante una asfixia del nacimiento?

En primer lugar debemos destacar que la asfixia del nacimiento puede conllevar muchos gastos posteriores. Su objetivo será garantizar un nivel de vida adecuado al neonato. Esto implica que el fin de la indemnización no es obtener una ganancia, sino asegurar los recursos económicos que necesitará el bebé.

Muchas personas dudan a la hora de reclamar una negligencia médica en el parto, por considerarlo frívolo, por el dolor que sienten en el momento o por la necesidad de pasar página lo antes posible. Pero conviene recordar que la reclamación se hará por el bien del bebé.

Reclamación de asfixia en el nacimiento de un bebé

Legalmente, la reclamación implica analizar el caso, determinar si el equipo sanitario es responsable de las dolencias del neonato y, en caso afirmativo, comenzar a trabajar en la estrategia procesal a seguir de cara al juicio. Recordamos que el hecho de llegar a un acuerdo extrajudicial requiere un gran trabajo previo: presentar la demanda y junto a ella lo informes médicos-periciales que acrediten la existencia de una negligencia médica. Las soluciones amistosa suele acaecer dentro del propio proceso ante los Tribunales.

Como especialistas en negligencias médicas en partos, nuestro consejo es que se deposite el caso en manos de profesionales con experiencia. No solo porque la práctica ayudará a que la reclamación sea exitosa sino, principalmente, porque quienes llevamos años en este sector entendemos el dolor de los progenitores y tratamos de aliviarlo.

De modo que si tu bebé ha sufrido una asfixia del nacimiento a causa de una negligencia médica puedes contactar con nosotros. Aunque no encuentres el momento, no olvides la existencia de cortos plazos para reclamar. Nosotros nos encargaremos de todas las gestiones para que no tengas que preocuparte más que por tu recuperación y la de tu bebé. 

Ir arriba