abogados especialistas en negligencias medicas sepsis

Negligencias Médicas: ¿Qué es la sepsis?

La sepsis refiere a una infección de tipo común que puede afectar a cualquier parte del organismo con poca o mucha gravedad.

¿Qué bacteria produce la sepsia?

No hay un microbio o bacteria en sí mismo que lo desencadene sino que es una patología que describe un amplio grupo de infecciones bacterianas. La sepsis es una patología o enfermedad infecciosa que puede tener su origen en una negligencia médica al feto.

Septicemia neonatal

La sepsis puede afectar a cualquier edad, pero tiende a causar más estragos a los más pequeños y a las personas ancianas. El cuerpo humano en situaciones normales tiene una inmunología suficiente para hacer frente a pequeñas infecciones. No así en el caso de los recién nacidos y especialmente en partos prematuros o con complicaciones durante el embarazo donde el bebe puede tener menos defensas.

En el caso de los recién nacidos encontramos supuestos que les afectan específicamente como por ejemplo Septicemia neonatal por estreptococos del grupo B que puede suceder durante el parto y que se manifiesta en los primeros seis días de vida.

¿Cuáles son los síntomas de la sepsis neonatal?

Los efectos de una enfermedad infecciosa como la sepsis son fácilmente visibles cuando son graves.

  • Fiebre o temperatura baja.
  • Frecuencia cardíaca acelerada.
  • Respiración acelerada.
  • Sentir frío o tener las manos y los pies fríos.
  • Piel húmeda, fría y pálida.
  • Confusión, mareos o desorientación.
  • Dificultad para respirar Dolor o molestias extremas.
  • Náuseas y vómitos.

¿Cómo detectar si nos encontramos ante una sepsis neonatal?

Muchos de estos signos y síntomas por sí solos son comunes en los bebes sin que tengan sepsis neonatal.

No obstante, cuando ocurre más de uno de estos signos anteriormente descritos se debe obtener atención médica y de forma urgente si esta se alarga pasadas 12 horas.

La sepsis, o incluso los casos que se sospecha que sean sepsis, se tratan en el hospital.

¿Cómo se trata la sepsis neonatal?

Los médicos y enfermeras administrarán antibióticos para combatir la infección.

Tal vez sean necesarias otras medidas del protocolo para combatir la sepsis. Por ejemplo, líquidos intravenosos, medicamentos especiales para el corazón o la presión arterial y medicamentos para mantener a los niños tranquilos y cómodos. En algunos casos más graves puede que los niños necesiten un ventilador médico (respirador).

Por lo general, los médicos tratan a las personas con sepsis en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales, por lo que en el caso de recién nacidos se debe ser más riguroso.

No hemos tenido acceso a fuentes Españolas o de neonatos. Pero según el National Institute of General Medical Sciences indicando que por ejemplo en Estados Unidos afecta a 1’7 millones de adultos, por lo que tomando en cuenta su población podemos hacernos una idea de la gravedad y frecuencia de esta para otros países con sistemas sanitarios avanzados.

Cómo actúan los hospitales ante la sepsis

Los profesionales deben observar en las analíticas que el sistema inmunológico está intentando generar las defensas necesarias aplicando un tratamiento antibiótico desde el primer momento y no dejando en observación o con analgésicos, cuestión que sucede con relativa frecuencia.

La sepsis es grave desde el momento en que el sistema inmunitario no puede combatirla liberando sustancias inmunitarias en sangre en cantidad suficiente que pueden detectarse con un análisis de orina o sangre. Lo que produce una disminución de los órganos

Negligencia médica y sepsis

La sepsis en una de las principales causas de muerte en hospitales, y especialmente una de las principales causas de reingreso en el hospital tras un tratamiento. Aunque los síntomas al principio pueden ser leves, el agravamiento puede llevar a la muerte en el peor de los casos, así como a fallo de órganos graves con daños no reversibles.

La negligencia médica por sepsis por el profesional médico llega cuando no se pauta el tratamiento antibiótico en el momento adecuado agravando el estado del paciente, no se descubre en las primeras pruebas a realizar o no se lleva la evaluación de la forma correcta.

Algunos de los riesgos pueden determinarse durante el embarazo, y se sabe que afectan especialmente a los bebes prematuros, si existen antecedentes en otros partos o si en la historia hay ruptura de membranas u otras complicaciones. Igualmente, importante es cualquier manifestación de enfermedad de la madre.

Ir arriba