paraplejia por negligencia médica

Aspectos a considerar en torno a la paraplejia por negligencia médica

Aunque todos podemos equivocarnos, los errores sanitarios tienden a tener unas consecuencias más complejas que otros desatinos. Uno de los casos más dramáticos lo encontramos en la paraplejia por negligencia médica.

En estos casos la equivocación marcará la vida de la persona afectada y de todo su entorno. Por eso es importante saber si se puede o no reclamar una indemnización y saber cuantificarla adecuadamente.

Tengamos en cuenta que la paraplejia supone importantes costes para restablecer un nivel de calidad de vida adecuado. Y no sería justo que la persona afectada, además, tuviera que hacerse cargo de los gastos derivados del error médico.

¿Qué es la paraplejia por negligencia médica?

La paraplejia suele derivar de una lesión medular, inmovilizando la parte inferior del cuerpo de la persona afectada. Aunque existen razones congénitas para que aparezca esta dolencia, es frecuente que derive de una compresión o seccionamiento de la lesión medular. Estas lesiones pueden ocurrir en el sistema sanitario por diversas causas:

  • Traumatismos obstétricos.
  • Lesiones en la columna vertebral en el curso de una cirugía o la aplicación de anestésicos.
  • Detección o intervención tardía en el caso de tumores.

En todos estos casos podríamos hablar de una paraplejia por negligencia médica. Pero para poder reclamar una indemnización es necesario establecer el nexo causal entre la intervención médica y posteriormente determinar con precisión la cuantía a reclamar.

Cómo se determina el carácter negligente de la intervención

En otras ocasiones hemos hablado de los conceptos de mala praxis y de lex artis. Remitimos al lector a aquellos artículos para ampliar información, limitándonos aquí a una exposición esquemática:

  • Hablamos de mala praxis cuando el profesional no ha seguido los estándares corrientes del oficio que dicta el estado de la técnica. Puede ocurrir cuando se incumplen los protocolos o se aplican terapias e intervenciones no convencionales.
  • Hablamos de lex artis cuando el personal sanitario no ha empleado la diligencia debida en el ejercicio de su profesión. Tengamos en cuenta que una situación de urgencia podría requerir “saltarse el protocolo”. Por ejemplo, ante un riesgo inminente para la vida del paciente. Pero en estos casos se debe actuar conforme a los conocimientos clínicos y de modo proporcional, informado y diligente.

Es decir, el personal sanitario siempre debe seguir sus protocolos. Y en caso de que la situación no lo permita, la respuesta debe ser razonable conforme a las circunstancias y a los conocimientos del médico.

En caso contrario estaríamos ante un comportamiento negligente. Este es el primer aspecto que nos indicará que nos encontramos ante una paraplejia por negligencia médica.

Cómo se determina el vínculo causal entre la negligencia médica y la paraplejia

A continuación deberemos comprobar que la lesión se ha derivado de la conducta negligente del personal sanitario. Recordemos que la conducta negligente se aplica a todo el proceso clínico. Es decir, puede darse una negligencia por falta de información, error de diagnóstico, retraso en la atención del paciente, errores en la intervención, seguimiento defectuoso del tratamiento…

Durante esta etapa será necesaria la intervención de peritos médicos, que puedan acreditar la ausencia de otros factores de riesgo. En caso de factores de riesgo deberán ser capaces de desvincular el resultado de estos factores. Es decir, se trata de explicar el origen de la lesión y su relación con la conducta negligente.

Cómo se cuantifica una indemnización de paraplejia por negligencia médica

Por último se debe cuantificar la indemnización a solicitar. Las reclamaciones de responsabilidad civil o de responsabilidad patrimonial por negligencia médica se someten a plazos de prescripción.

Esto implica que se dispone de un tiempo limitado para presentar la demanda. Lo cual puede complicar la cuantificación de la indemnización, que debe realizarse de forma precisa (justificando cada partida exigida) y previsora (teniendo en cuenta los gastos que se derivarán de la lesión en el futuro).

De nuevo será necesaria la intervención de otros profesionales, lo que explica por qué reclamar una indemnización de paraplejia por negligencia médica es tan complejo. Por eso es importante dejar la reclamación en manos de especialistas en Derecho Sanitario.

Ir arriba