Riesgos de las convulsiones tras el parto: los efectos de las negligencias médicas

Riesgos de las convulsiones tras el parto: Los efectos de las negligencias médicas

Las convulsiones del neonato indican habitualmente la aparición de una lesión durante el parto. Generalmente aparecen cuando el infante ha sufrido una privación de oxígeno, elemento que puede derivar en dolencias como la encefalopatía hipóxico-isquémica.

Debido a la gravedad de las secuelas que pueden derivarse de este tipo de patologías, el equipo clínico debería activar todas las alertas al detectar las convulsiones del neonato. Actuar a tiempo puede ser el único modo de salvarle la vida, y no hacerlo puede representar una negligencia médica y evidentemente, su respectiva reclamación legal.

¿Qué hacer si identificas una negligencia?

En el caso de observarse una conducta negligente conviene emprender acciones legales tan pronto como sea posible. Estas reclamaciones no son sencillas y requieren de un elevado grado de especialización. Pero desde nuestro despacho ponemos a disposición de las víctimas de negligencias médicas en partos nuestros más de 20 años de experiencia.

Convulsiones en un neonato: ¿Indican una lesión producida al bebé?

Por regla general, las convulsiones del recién nacido indican la existencia de una lesión generalmente producida durante el parto. Habitualmente manifiestan una actividad anormal en el cerebro, que suele ser consecuencia de la privación de oxígeno en los momentos inmediatamente anterior o posterior al alumbramiento.

Es frecuente que las convulsiones del recién nacido manifiesten una encefalopatía hipóxico-isquémica. En otros artículos hemos hablado sobre esta dolencia, ya que puede provocar lesiones permanentes durante el nacimiento del bebé.

Para detectar el alcance de las lesiones es imprescindible monitorizar el estado del infante, lo que suele realizarse por medio de un electroencefalograma. Este permitirá observar el funcionamiento cerebral del bebé, que puede presentar anomalías nerviosas a causa de la hipoxia o de infecciones relacionadas con la privación de oxígeno.

¿Son irreversibles las causas de las lesiones con convulsiones tras el parto?

En primer lugar debemos considerar que las convulsiones no son una dolencia, sino un síntoma. De modo que la clave radicará en encontrar su causa.

Para ello es necesario mantener al neonato en observación. Ya que las lesiones subyacentes pueden afectar al sistema nervioso del neonato, resultará de máxima importancia activar todos los protocolos sanitarios para restaurar su estado de salud.

 

Las convulsiones tras el parto

 

Esta monitorización permitirá determinar si las convulsiones son transitorias u ocultan un problema de salud mayor. De modo que no mantener una atenta y cercana observación durante las primeras horas de vida del bebé será muy probablemente una negligencia médica.

 

¿Cómo proceder ante una negligencia médica?

 

Lo primero que deberíamos hacer es contactar con un abogado especialista en negligencias médicas en partos. Desde nuestro despacho podemos ofrecer asesoría y colaboramos con peritos médicos que nos ayudarán a estudiar el caso y a garantizar la máxima atención al estado de salud de la madre y, sobre todo, del bebé.

Estos casos requieren un estudio detallado, y en muchas ocasiones tendremos que esperar un tiempo para determinar el alcance de las secuelas. Sin embargo, es importante ir preparando la reclamación desde el momento inicial, porque se trata de indemnizaciones muy cuantiosas y esto puede obstaculizar las negociaciones.

Con todo, es imprescindible que se reclame la indemnización debida, en toda su extensión. Una hipoxia en el parto puede provocar secuelas permanentes, así que debemos asegurarnos de obtener los medios necesarios para garantizar un nivel de vida digno y adecuado para el neonato.

Ir arriba