Muerte fetal

¿Qué es la muerte fetal?

La muerte fetal es una de las consecuencias más traumáticas que puede sufrir una mujer tras un parto.

Algunos de estos fallecimientos se deben a que el bebé venía ya con algún problema, pero otras son el resultado de alguna complicación en el momento del parto.

Causas

Aunque es muy difícil determinar una causa única de la muerte fetal, si el niño nace ya muerto las razones más comunes son:

Problemas de placenta: Que haya un desprendimiento de placenta o que la madre sufra de preeclampsia, un tipo de hipertensión.

Defectos de nacimiento: El niño no puede desarrollarse correctamente por algún problema a nivel genético, se da entre un 15 y un 20 % de los casos.

Restricciones del crecimiento: El bebé viene muy pequeño o crece lento. También puede ser un problema durante el parto.

Infecciones

 

En cambio, si el niño fallece en el momento del parto, las causas más comunes son:

Problemas con el cordón umbilical: El más común es que se enrede alrededor del cuello del bebé o que incluso el propio feto lo comprima, de manera que no le lleguen adecuadamente el oxígeno y los nutrientes.

Rotura uterina: Se da cuando se da una pérdida de la pared del útero. Puede ser provocada por el exceso de oxitocina en el momento del parto.

Uso inadecuado de instrumental médico: Cuando las herramientas utilizadas para el alivio expulsivo se utilizan demasiado pronto pueden provocar la muerte del niño.

Síntomas

Hay que estar atentos a los posibles síntomas que desvelen la muerte fetal durante el embarazo como pueden ser:

-Ausencia de movimiento del feto

-Pérdida de líquido amniótico

-Un dolor abdominal intenso

-Tener sangrado vaginal

Otros factores de riesgo a tener en cuenta:

-Multiparidad

-Embarazo múltiple

-Cicatrices uterinas

-Mujeres de más de 35 años

-Seguimiento inadecuado del parto: Macrosomía fetal subvalorada

Casos de negligencias médicas relacionadas

Como abogados especialistas en negligencias médicas, desgraciadamente, hemos tenido que tratar muchos casos cuyo resultado había sido la muerte del bebé.

Algunas de las más relevantes son:

-Una rotura uterina que pasó inadvertida:

Más de 427.000 euros por el fallecimiento de una recién nacida, tras un parto contrario a la Lex Artis

 

-Un bebé que falleció tras realizar una cesárea:

414.360 euros por la muerte de un niño tras cesárea

 

-El uso de una ventosa demasiado pronto:

 

https://www.rafaelmartinbueno.es/468-12534-euros-por-aplicacion-inadecuada-de-una-ventosa-en-un-parto/

 

El nacimiento de un hijo debe suponer una alegría inmensa y en determinadas ocasiones lo que se produce es el nacimiento de un niño muerto. Esta situación tan dura puede hacer que los padres no se sientan preparados para afrontar los procesos judiciales que puede suponer que el fallecimiento haya sido consecuencia de una negligencia médica.

Ante estas situaciones tan dolorosas, déjate ayudarte. Si no te vez capaz, pide ayuda a un familiar o amigo para contactar con un abogado especializado. Recuerda que existen plazos de tiempo muy cortos para reclamar, y que la justicia no se interrumpe ni ante una situación psicológica de duelo como la que pasan los familiares en estos momentos.

 

Ir arriba