¿Cómo detener el plazo de prescripción de una negligencia médica?

Detener el plazo de prescripción puede ser importante en muchos casos de negligencia médica. Conocerlos y saber cómo manejarlos es una habilidad fundamental de un abogado especializado.

¿Qué plazos tienen las negligencias médicas?

Este plazo depende del centro dónde haya tenido lugar la negligencia.

Centro público: La prescripción se establece en un año.

Centro privado: Los plazos se extienden hasta cinco años.

También es importante tener en cuenta que la jurisprudencia establece que si el seguro privado ha sido proporcionado por MUFACE (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado) el plazo de prescripción será un año.

Para saber más sobre los plazos ordinarios puedes consultar esta entrada.

¿Cómo NO se detiene?

Hay mucha gente que piensa que por el mero hecho de solicitar la documentación en Atención al Paciente del Hospital ya se detiene la prescripción. Y esto no es así.

Aunque es cierto que en muchos casos pueden tardar bastante tiempo en entregar los documentos, el tiempo para que el caso prescriba sigue corriendo.

Entonces, ¿cómo lo detengo?

En primer lugar hay que tener en cuenta hacia quién va a estar dirigida la demanda que se va a interponer, para lo cual es importante contar con la ayuda de abogados especializados:

Directamente contra un servicio público (Administración pública): En este caso es necesario presentar directamente la reclamación ante la administración. En ese momento se interrumpirá el plazo.

Contra una aseguradora de responsabilidad civil o un seguro de salud privado:

Hay que mencionar que hay comunidades autónomas que no tienen dicho seguro. Algunas regiones que no cuentan con este respaldo son las Islas Canarias, Comunidad Valenciana o Aragón.

Pero, por lo general, la acción civil para reclamar una compensación económica por una mala praxis cuenta con varias vías para detener la prescripción:

  • Burofax: Antes de que se cumpla el plazo, se escribe un burofax a la aseguradora reclamando fehacientemente el pago de la indemnización. En ese momento el plazo queda interrumpido y se vuelve a contar un año.
  • Diligencias previas y responsabilidad solidaria: Para poder utilizar esta vía es necesario un procurador y un abogado, por tanto, tendrá un coste.

Pero esta opción tiene una doble finalidad:

  1. Interrumpe el plazo de prescripción
  2. Sirve para solicitar documentación por vía judicial. A veces es complicado acceder a estos datos de otra manera.

En este caso, se alude a la responsabilidad solidaria. Esta se da porque ante quien interponemos el escrito de Diligencias previas es el servicio de salud, no ante el seguro de responsabilidad civil, que es ante quien realmente queremos demandar. En este caso se solicita al centro médico el historial médico y, también, la información sobre quién es su aseguradora. Por tanto, el hecho de interponer diligencias previas contra el hospital hace que se detenga la prescripción en el caso contra el seguro, en base a la relación de ambos, que es que el hospital está asegurado por ese seguro.

  • Interponer la demanda directamente vía art. 76 LCS: «El perjudicado o sus herederos tendrán acción directa contra el asegurador para exigirle el cumplimiento de la obligación de indemnizar»

Ten en cuenta la importancia de la eficiencia a la hora de seleccionar un abogado para tu caso de negligencia médica.

Estos procesos tienen plazos de prescripción muy cortos. Por ello, el contacto rápido con el cliente en cuanto se tiene conocimiento del caso es fundamental. Cuanto antes se pueda constatar la viabilidad, antes se puede poner todo en marcha.

Esta es una de las características que consideramos fundamentales y que nos definen como abogados especializados.

Ir arriba